El Autor

Me llamo Santiago Peniza Amorós, soy de Uruguay aunque actualmente resido en España. Dibujante de profesión, tengo el orgullo de acercarles este enorme y auténtico mundo de Jaro.

Tengo la suerte de poder decir que tuve una infancia muy rica (y no hablo de juguetes o videojuegos) repleta de experiencias que alimentaban constantemente mi imaginación. En mi casa me llamaban “recortito”, siempre con unas tijeras, papel y pegamento para crear juguetes de cartón y mis propios juegos de mesa. ¡Aunque si hay algo que de verdad disfrutaba… eran las tardes con mis hermanos dibujando cómics todos juntos!

Y si me preguntas: ¿has dibujado toda tu vida?

Pues en cierto modo si, aunque como una diversión. Pero empecé a tomarlo en serio de verdad cuando tomé la decisión de plasmar la historia de Jaro en un cómic.

El comienzo

La historia de la creación de este cómic nació el día que me animé a participar en un concurso de cómics pero que tenía dos grandes inconvenientes:

Una de las reglas de dicho concurso tenía que ver con la autoría de la obra lo cual era un problema enorme desde mi punto de vista. Por otro lado, había restricciones en cuanto a la ambientación del proyecto y tenía que ser en un mundo de magia elemental.

Eso no encajaba en absoluto con mi idea para el cómic de Jaro así que decidí descartar todas esas restricciones que me estaban imponiendo por las normas del concurso quedándome con el pilar central de la trama. Fue entonces cuando tomé la decisión de no participar en el concurso.

Entonces me sentí liberado y me di cuenta de que por fin podía escribir las historias, los personajes y el universo que yo quisiese. ¡Este cómic iba a ser cien por cien mío!

Mientras escribía el guion de Jaro me di cuenta de cuánto me apasiona esta obra: felicidad, tristeza, frustración, emoción… Una montaña rusa de emociones vividas junto con mis personajes. Me pareció una buena señal y decidí revelar la trama principal y el final de la historia con un grupo de personas seleccionadas especialmente que además espero que lo hayan olvidado.

El feedback que recibí fue tan bueno que decidí empezar a dibujar.

Aprendizaje

Lo primero que hice fue encargar una tableta digital Wacom Bamboo y, mientras esperaba a que llegase, decidí probar el software Manga Studio 4.

Abrí el primer archivo…y empecé a trastear con las opciones que tiene el programa dibujando con el ratón mientras seguía esperando mi nueva herramienta de trabajo.

El día que llegó mi flamante tableta, y después de un apresurado unboxing y aburridos pasos de instalación de drivers, ¡por fin los primeros trazos! Tan emocionado estaba que ni esperé a agotar los días de prueba con el software y lo compré directamente.

Ahí estaba: ¡la primera, y muy mal dibujada, versión de Jaro!

180 páginas dibujadas después…decidí comparar la primera con la última y observé que la diferencia en calidad era absurda. Así que, aproximadamente en 2013, tomé la decisión de redibujarlo todo.

A modo de aclaración y muy a mi pesar he de decir que jamás me interesó aprender de forma académica dibujo a pesar de mis intentos, lo cual derivó en un proceso de aprendizaje muy malo.

Viajemos ahora a 2015: ¡La segunda versión del cómic (mucho más elaborada, junto con una web a estrenar y un tráiler) contaba con 320 páginas! Me encontraba cerrando el capítulo 15 y con unas ganas tremendas de empezar a dibujar el capítulo 16…cuando se me ocurrió revisar el primer capítulo de esta segunda versión para comparar.

Dos titanes

Fue la decisión más difícil que he tomado con relación a la creación del cómic. Decidí corregir de nuevo el cómic para hacer desaparecer el enorme contraste que existe entre los primeros capítulos y los últimos.

Sí, es posible que tengas en mente aquello de “ver la evolución en tu trabajo es estupendo” pero permíteme contradecirte en este caso: la diferencia entre capítulos es abismal…¡y la culpa la tienen dos titanes!

Antes de hablaros de ellos, he de decir que en esta época comenzó mi travesía por Twitch, pionero en el campo creativo de esta web de streaming, di a conocer lo que hacía a todo el mundo. Una etapa muy buena, ya que conocí a una interminable lista de artistas que me abrieron los ojos en muchísimos sentidos.

Ahora bien, los titanes, esas enormes figuras que me dejaron boquiabierto con sus habilidades, lógica, sublime autocrítica y humildad, son los que hicieron florecer y explotar de verdad mis habilidades. Sólo se sacan cosas buenas de gente así.

El primer titán es Ismael Municio (Imunicio):

Se pasó por el chat, saludó educadamente y el primer comentario que me hizo fue algo relacionado con una tangente. Mi mente explotó al descubrir semejante error… Descubrí el trabajo de Ismael y me volví completamente loco por su manera de plasmar el mundo con su inconfundible estilo. Se convirtió en el ejemplo del profesional en el que yo quería convertirme.

Ahora vamos con el segundo titán Iván Boix (Escola Iboix)

El mundo es un pañuelo y vamos a ver por qué. Como dije antes, en los directos de Twitch hablaba mucho con Imunicio y expresaba mi gran necesidad de pasar a pantalla en lo que a tableta gráfica se refiere.

Una tarde llegué yo muy entusiasmado a hacer stream porque había visto un anuncio por internet: “Wacom Cintiq 21UX de 2009 a la venta” ¡a un precio de locura! En cuanto apareció Imunicio por el chat le mostré el anuncio para saber si le parecía un buen producto dados sus conocimientos como profesional.

“Esa tableta es buena, la he usado yo” fueron las palabras de Imunicio así que le respondí que genial, que entonces era un buen modelo. “No, no me has entendido…literalmente ESA TABLETA la he usado yo”…

¡¿La tableta de Imunicio?! ¡¿Cómo no iba a comprarla?! Reuní el dinero y corriendo a ver el comprador de semejante reliquia legendaria: Iván Boix.

El trato de Iván siendo conocido de Imunicio no me extrañó en lo más mínimo, un profesional de arriba a abajo del que sólo puedes aprender. El día que instalé esa Wacom comenzó una nueva fase en mi profesión, la llamo la fase Cintiq 21.

La crítica

Tras conocer a Iván personalmente en la compra de la tableta, Imunicio me recomendó que Iván le echase un vistazo al cómic y me hiciese una valoración.

Ese es otro de los días que jamás olvidaré en mi profesión, entré a la escuela Iboix para presentar un cómic, en una web hecha por mí y casi 320 páginas publicadas.

Hicieron falta DOS preguntas para descubrir que estaba todo mal: mi enfoque, mis recursos, todo mejorable.

Ese día llegué a casa y empecé a dibujar el capítulo 16: ¡trepidante! Lleno de acción y escenas curiosas…aplicando todos los consejos que Iván acababa de darme y fue una experiencia mágica para mi.

Y así, con la influencia de estos dos titanes, Jaro mejoró de manera exponencial en un solo capítulo y después de dibujar un 17…y un 18…de nuevo la experiencia de comparar el trabajo del inicio y el de ahora. ¡Toca volver a dibujarlo todo!

El juego de Cartas

Antes de seguir con la descabellada idea de comenzar nuevamente, tengo que explicar un punto que hizo que me decidiera del todo a redibujar el cómic.

Me emociona transmitir mi pasión por Jaro en todo lo que hago y evidentemente no podían faltar los juegos.

Tras hacer un pequeño videojuego programado de forma muy novata decidí crear un juego en formato físico. Los videojuegos son geniales y cómodos de disfrutar, pero difíciles de crear por lo que son un proyecto más lejano.

Lo mejor era empezar por un juego de mesa y me decanté por un juego de cartas. Así nació “Jaro Cartas y Amuletos”, un juego realmente tenso que exprime las posibilidades, estrategia y mecánicas que el cómic puede brindar.

Después de unas doce versiones y cambios, el juego cogió forma y decidí imprimir las cartas de forma impecable. Se crearon un total de veinte barajas en esta primera versión para poder jugar con el máximo de gente posible.

Fue una muy grata sorpresa ver la reacción de los jugadores interactuando con el juego: se divertían e incluso emocionaban con gritos y saltos en la mesa.

Ese fue el último empujón que necesitaba para decidirme a redibujar el cómic y convertirlo en la versión que podéis disfrutar actualmente en la web.

Si piensas ahora en todo el camino recorrido y las emociones vividas…entenderás por qué prefiero que tan épico relato quede retratado en su mejor versión.

Naitux

Vale, ya tenemos una buena base de dibujo, hice más de cien cartas, con sus ilustraciones, marcos, diseños… ¡Comienza la nueva era de Jaro! ¡Nuevos dibujos, para dar al lector lo máximo que puedo en cada viñeta!

Pero…¿y los textos? Seguramente tú no lo sabrás, pero esta sección está revisada y corregida por Tanit «Naitux» Castán. ¿He dicho sección?… Perdón, quería decir web, cómic… todo.

Naitux no sólo tiene esa habilidad con las letras, es una increíble persona con un corazón que no le cabe en el pecho, además de ser una persona clara y directa. Pero esto no acaba aquí, ya que es una excelente ilustradora, pueden ver sus obras si cotillean sus redes, ¿ves arriba que pone «Naitux» en azul? Dale dale…


 
Olvidaba decir que es muy buena cocinera, solamente diré una palabra, Lentejas. Cualquiera que me conozca sabe que las lentejas a mi, pues no me dicen gran cosa. Hasta que probé esas lentejas. Mencioné más arriba días que me marcaron, como el día que conocí a Imunicio o la crítica de Iván, pero he de reconocer que estos dos no tienen nada que hacer al lado de estas lentejas…


Así que Naitux completa esta obra para que tenga esta calidad sublime, maquetando los textos y revisando hasta el más mínimo detalle. La pobre cuando ve las cosas por corregir me la imagino hasta escupiendo el café por todos lados. Yo es que soy un poco bruto, me falta libro.

La nueva Cintiq y Setup

Esta animación es cortesía de Ismael Municio, cómo no. Me faltó comentar algo muy relevante en mi carrera: el paso a la nueva Wacom Cintiq de 24 pulgadas

Los hechos sucedieron el 15 de marzo de 2019 y qué puedo decir…es la herramienta perfecta.

El setup actual para trabajar en el cómic, la ilustración y a la vez hacer directos es bastante normalito::

Procesador Ryzen 7, Placa base con numeritos y chips, 16GB de Ram, Disco SSD, Gráfica RTX no se qué, Lector de DNI electrónico y cómo no, la flamante Cintiq 24.

Así que tenemos nuevo PC y nueva wacom para comenzar una nueva fase, ¡FASE CINTIQ 24!

¡El 2020 arrancó épico con el rework de Jaro! Va a llegar todo: el cómic, juego de cartas… Ni pandemias ni rugas ¡Jaro!

¿Acaso no sabes lo que es una ruga? Léete el cómic anda…

JARO

Jaro es el tercer tomo de una enorme historia. Los otros dos tomos tienen los nombres provisionales «Éxodo y Legado».

Puede que no resulte muy original contar una historia así, pero me pareció un reto muy interesante dado el sentido que tiene el cierre del ciclo entre Legado y Jaro. Mi objetivo principal en esta obra es que te sumerjas en el mundo y que a cada capítulo descubras más y más, hasta llegar al punto de una necesidad de releer el cómic en busca de cosas que podrías haber pasado por alto.

¡Espero conseguirlo!

Te doy las gracias por leer mi obra, por participar en la web y por leer hasta aquí, de verdad mil gracias.

Comparte Jaro con tus amigos y familiares para mejorar la experiencia.

-Santiago Peniza Amorós «Chantiart»

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de lectura. Al hacer click en OK aceplta la Política de privacidad.

Naer

Un gran pueblo de Luras, de los primeros fundados en esta región. Su economía se basa en la agricultura y explotación de madera. Resistió a la guerra de los amuletos pero su agra, pereció en su afán por destruír su amuleto para acabar con el conflicto.